Paz
Registrarse
Internacional

Internacional

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Martes, 03 Octubre 2017 17:02

Catalunya, compartimos la digna rabia

Desde el movimiento social y político Congreso de los Pueblos de Colombia, junto con las mujeres y hombres que desde la migración y el exilió hacemos parte de su capítulo europeo, queremos expresar toda nuestra solidaridad y respaldo en las calles, desde nuestros hogares, lugares de trabajo, estudio, militancia y vida, las justas causas de la lucha que viene emprendiendo el digno pueblo de Catalunya, ejerciendo su libre y legítimo derecho a la autodeterminación desde este 1 -de Octubre- en su referéndum de independencia, ganado por el Sí, con un 90% de la votación.


Ante los sucesos de público conocimiento ocurridos en las últimas horas en Catalunya, el Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) de Brasil, el Congreso de los Pueblos de Colombia, Ukamau de Chile y el Frente Popular Dario Santillan de Argentina expresamos nuestro apoyo y solidaridad al pueblo de Catalunya que viene sufriendo la represión y persecusion por parte del Partido Popular y el gobierno del Estado Español.

Desde las organizaciones firmantes apoyamos el derecho de autodeterminación de los pueblos y reafirmamos nuestro apoyo al pueblo catalán de celebrar un referéndum que exprese la voluntad popular, es inadmisible que ante la celebración del mismo la respuesta por parte del Estado Español sea la persecución, represión y encarcelamiento.

Abrazamos al bravo pueblo catalán que se está expresando en las calles, gritando nuevamente bien fuerte No Pasaran!, así mismo expresamos nuestro apoyo a aquellas organizaciones que construyen en este marco propuestas de socialismo para los pueblos.

En nuestro carácter anticapitalista, internacionalista y revolucionario hacemos nuestra las palabras del Che “Sean siempre capaces de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia cometida contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario".

No Pasaran!

Por la libertad, la autodeterminación y el socialismo!



MTST-Brasil, Congreso de los pueblos-Colombia, Ukamau-Chile, FPDS-Argentina.

Latinoamerica-Septiembre 2017

E18 de septiembre 2017 - El Congreso de los Pueblos y RIDH, presentaron informe hoy en Ginebra ante el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, informando de la degradación de las condiciones de vida, las situaciones de vivienda, trabajo y salud del común de la población, la creciente persecución a la protesta social, la grave situación de salud de la población privada de libertad, y sus solicitudes ante la necesidad del reconocimiento del campesinado y el respeto del manejo territorial y de las consultas populares.

Colombia fue evaluada por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales –DESC- del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en un momento crucial de su historia. De un lado se avanza en una salida política negociada al conflicto armado con la insurgencia de las FARC, con quien ya se llegó a un acuerdo final, y comenzó un diálogo con el Ejército de Liberación Nacional en Quito; Por el contrario, se profundiza el conflicto social y pollito, alimentado por las políticas neoliberales y el modelo de desarrollo centrado en la privatización, el recorte de la inversión pública y la extracción de recursos naturales. Todo ello reflejado en el constante incumplimiento de acuerdos por parte del gobierno nacional y el ascenso de la protesta social.

Los pueblos colombianos y venezolanos han convivido por siglos, y de hecho solo fueron separados por los alcances de las elites criollas en el nacimiento de las repúblicas. Aún así, los pueblos Bari, wuayu, guajibos, y millones de campesinos han caminado y transitado los mismos rios que se suponen separan a Colombia y Venezuela; las fronteras han sido inventadas; Nuestra historia de luchas y nuestros territorios nos hacen hermanos.


Hoy, cuando el mundo esta radicalmente dividido entre la gente que trabaja y la que vive de explotar el trabajo ajeno, los ricos y sus medios de comunicación nos quieren hacer creer que hay una super crisis en Venezuela. Quieren ocultar la verdadera crisis, la que genera el capital, la crisis ambiental planetaria, la crisis feminicida, la crisis migratoria, la crisis armamentista; esa crisis que amenaza la vida misma en el planeta tierra. Quieren que dudemos del pueblo venezolano, que protagoniza su propia historia desde que se tomaron su país, y se lo arrebaraton a esos ricos en 1999, cuando parieronla revolución bolivariana. Quieren que dudemos de ese pueblo poderoso y combativo que ha crecido y se ha hecho historia a través de su fuerza, energía y alegría.

Por estos días, la naturaleza grita y nos reclama un modelo de vida que permita vivir en armonía y que no la considere como una mercancía o “recurso” para la explotación. Los últimos episodios ambientales que han vivido los pueblos de Norte América, Mesoamérica, el Caribe y Asia son sin duda, reflejo de un modelo que en nombre de las ganancias de unos pocos sacrifica el bienestar de las mayorías y de la vida misma.

Desde el Congreso de los Pueblos, En Colombia, llamamos a la solidaridad inmediata y eficaz con estas zonas de Nuestra América, así como a la reflexión sobre la relación de este tipo de fenómenos, cada vez más violentos y constantes, con el modelo de desarrollo.

El Congreso de los Pueblos denuncia la violencia y el tratamiento de guerra desatados por el ESMAD- Escuadrón Móvil Antidisturbios y las Fuerzas Militares, en contra de la justa protesta que adelantan desde hace 14 días en el departamento de Antioquia, los mineros y mineras de Segovia, Remedios y sus alrededores; los que junto a sus familias por décadas consiguen el sustento a través de la minería artesanal ancestral.

Son repudiables las medidas de toque de queda adelantadas por el gobernador de Antioquia Luis Pérez, ya que atentan contra las principales libertades democráticas de los ciudadanos y ciudadanas de la región e impiden su legítimo derecho a la protesta.

Los movimientos sociales y populares del continente celebramos el triunfo democrático y soberano  del pueblo venezolano  y defendemos su derecho a la autodeterminación y a decidir su futuro en dignidad y sin injerencia extranjera; por ello, respetamos, apoyamos y reconocemos la convocatoria a la Asamblea Constituyente liderada por el presidente Nicolás Maduro de acuerdo a lo establecido en el art 348 de la Constitución Bolivariana y respaldamos la victoria contundente del proceso revolucionario en las elecciones del 30 de julio de 2017.


Saludamos la fuerza del  pueblo venezolano que salió una vez más a defender su proyecto revolucionario,  las experiencias de poder popular,  la economía solidaria,  las comunas y el sueño de una sociedad justa. La masiva y pacifica participación en la jornada electoral del 30 de julio de 2017 es una respuesta digna y valiente que  confronta la violencia opositora  y la ofensiva de la derecha nacional e internacional.


Rechazamos la injerencia extranjera y la estrategia desestabilizadora liderada por la oposición venezolana de la mano de la dirigencia fascista regional y global que busca derrocar a través de la guerra económica, política y mediática el gobierno de Nicolás Maduro, elegido democráticamente,  y destruir el proyecto Bolivariano sembrado por el pueblo consciente de Venezuela y por su comandante compañero Hugo Chávez .


Denunciamos la doble moral de los medios de comunicación, de los gobiernos de Estados Unidos, Perú, Costa Rica, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Panamá, España  y de los organismos supranacionales que bajo el manto de la mentira, la falsedad y el discurso  de la  democracia  están  vulnerando sistemáticamente los Derechos  políticos, económicos y sociales de los y las venezolanas, promoviendo, alentando y financiando la guerra interna en nuestro país hermano, de la mano de una oposición, que a través de la violencia y el miedo, pretende retornar al poder sin importarle en nada la vida y felicidad del pueblo venezolano. La democracia  que defiende el poder fascista global y local,  es la misma que acapara los alimentos, bloquea la economía, incendia las calles, asesina y amenaza y niega el derecho al voto de la mayoría del pueblo venezolano. Cada vida perdida, cada derecho vulnerado en Venezuela es su responsabilidad.


Saludamos la actitud verdaderamente democrática y respetuosa de los Derechos Humanos y de la autodeterminación de los pueblos, asumida por los gobiernos de Bolivia, Nicaragua, Rusia, el Salvador y otros pueblos no alineados que reconocen la legitimidad del proceso constituyente Bolivariano.
Reiteramos con nuestros hermanos y hermanas de Venezuela, que los movimientos sociales y populares seguimos caminando por la senda de la transformación y de la resistencia y que el proceso bolivariano es y será un eje fundamental para avanzar en la construcción de una sociedad justa y en paz en el continente, por esto, compartimos el espíritu de la Asamblea constituyente como instrumento de diálogo, hermanamiento, paz y justicia social para el pueblo Venezolano y para toda nuestra América  

– Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (Brasil)

– Frente Popular Dario Santillan (Argentina)

– Ukamau (Chile)

-- Congreso de los Pueblos (Colombia)

 


En estos últimos meses, y a pesar de los acuerdos de Paz llevados a cabo en la Habana, entre el gobierno y la insurgencia, y el inicio de conversaciones de paz en Ecuador con el Ejército de Liberación Nacional, se están produciendo en Colombia una oleada de asesinatos de líderes sociales en todos los territorios, que ponen en interrogante el espíritu de dichos acuerdos.


Observamos con gran preocupación la persecución sistemática contra líderes y líderesas sociales y populares, defensor@s de DD.HH., y movimientos sociales. Un ejemplo de esto son los 158 asesinatos en los últimos 17 meses y los cientos de judicializaciones, con una criminalización de la protesta y movilización social permanente, todos estos son factores que no ayudan en la construcción de una paz con justicia social para Colombia.

Así en las movilizaciones campesinas y agrarias, el paro cívico llevado a cabo en Buenaventura el pasado mes de mayo , que dejaron un saldo de 6 muertos y cientos de personas heridos, en una protesta pacífica cuya demandas eran una vida digna, respeto para la población afro, educación, derecho a la salud , como la persecución a líderes en el Sur de Bolívar y los últimos asesinatos como el fiscal nacional de Afrodes Bernardo Cuero Bravo en Malambo; todo ello pone de manifiesto el clima de violencia que sufren los líderes comunitarios y el movimiento social.


Por todo esto desde el Comité de Solidaridad con América Latina queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad con la campaña “ ser líder social no es un delito” y concretamente con un plantón contra las ordenes judiciales a los compañer@s que se va a iniciar el lunes 12 de junio a las 8 de la mañana delante de la Fiscalía General de la Nación en Bogotá.

“la solidaridad es la ternura de los pueblos”


Asturias 11 de Junio de 2017

Comité de Solidaridad con América Latina –Asturias- Estado Español














 

Este es el texto de la Declaración final de la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal, que se desarrolló en Tiquipaya, a 400 km de La Paz, 21 y 22 de junio 2017:

    “Los movimientos sociales, y ciudadanos y ciudadanas del mundo, reunidos en Tiquipaya, tras escuchar los testimonios de migrantes y refugiados, y debatir colectivamente desde nuestra memoria histórica y la pluralidad de nuestras identidades, aprobamos la siguiente Declaración, a fin de poner de manifiesto nuestra visión y propuestas ante los Estados y la Comunidad Internacional con relación a la denominada crisis migratoria.

    Los pueblos del mundo somos conscientes de la necesidad de seguir impulsando con mayor fuerza un nuevo orden mundial, cuyas características sean:

    El establecimiento de las relaciones de complementariedad, equidad y solidaridad entre las personas y pueblos; el reconocimiento y universalización del acceso a los servicios básicos como derechos fundamentales, mismos que no pueden ser objeto de lucro y especulación de grupos privados.

    La más amplia participación ciudadana en la elaboración e implementación de las políticas públicas trascendiendo a las oligarquías, dinastías, monarquías y otras formas de jerarquías políticas.

    Una nueva arquitectura financiera internacional, donde no existan organismos multilaterales al servicio del capital transnacional y garantizar la propiedad social de los recursos naturales.

    La convivencia armónica con la Madre Tierra y el respeto de sus derechos; asumiendo que la naturaleza puede vivir sin los seres humanos, pero los seres humanos no podemos vivir al margen de ella, conculcando sus derechos y destruyendo el hábitat.

    La construcción de la paz verdadera, que no solo es la inexistencia de conflictos bélicos, sino también la superación de la violencia estructural que se traduce en el acceso equitativa de la riqueza y las oportunidades de desarrollo.

    Hemos verificado como principales causas de esta crisis los conflictos bélicos e intervenciones militares, el cambio climático y las enormes asimetrías económicas entre los Estados y al interior de ellos. Estas situaciones destructivas tienen su origen en el orden mundial dominante, que en su voracidad desmedida por el lucro y la apropiación de los bienes comunes genera violencia, promueve desigualdades, y destruye a la Madre Tierra. La crisis migratoria es una de las manifestaciones de la crisis integral de la globalización neoliberal.

    La movilidad humana es un derecho arraigado en la igualdad esencial del ser humano. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, no responde a una decisión voluntaria de las personas sino a situaciones de necesidad que llegan a extremos de una migración forzada. Al dolor del desarraigo se suman las situaciones de injusticia, exclusión, discriminación y explotación que sufren las personas en tránsito y en los países receptores que atentan contra su dignidad, sus derechos humanos elementales, y en no pocas ocasiones, contra su propia vida.

    Los discursos hegemónicos, potenciados por las corporaciones mediáticas trasnacionales, promueven una visión negativa de los migrantes, ocultando los aportes que éstos realizan a los países receptores en términos económicos, demográficos y socioculturales. Vemos con preocupación el avance de posiciones neocoloniales, intolerantes y xenofóbicas que atentan contra la cooperación entre los Pueblos y constituyen una verdadera amenaza para la paz mundial. Paradójicamente, estas posiciones se sostienen desde los centros de poder global, principales responsables de la violencia estructural, la inequidad planetaria y el cambio climático, en perjuicio de los acreedores de la deuda social y ambiental: los pobres y los pueblos pobres.

    Es por ello, que desde las bases sociales promovemos el siguiente decálogo de propuestas para derribar los muros que nos dividen y construir una Ciudadanía Universal, que consagre el derecho de todos y todas a tener y gozar en plenitud de los mismos derechos, para el vivir bien de la humanidad.

    1. Superar la perspectiva hegemónica de política migratoria que plantea una gestión de las migraciones de manera “regular, ordenada y segura”, por una visión humanista que permita “acoger, proteger, promover e integrar” a las personas migrantes.

    2. Rechazar la criminalización de la migración que encubre falsos enfoques de seguridad y control. De manera particular exigimos la eliminación de los “centros de detención de migrantes”.

     Exigir la destrucción de muros físicos que separan a los pueblos; muros invisibles legales que persiguen y criminalizan; muros mentales que utilizan el miedo, la discriminación y la xenofobia para separarnos entre hermanos. De igual manera, denunciamos los muros mediáticos que descalifican o estigmatizan a los migrantes, y apostamos por promover la creación de medios alternativos de comunicación.

    3. Crear una Defensoría Mundial de los Pueblos por los Derechos de las personas migrantes, refugiados, asilados, apátridas, víctimas de trata y tráfico, que promueva la libre movilidad y los derechos humanos.

    Solicitamos al pueblo y al gobierno de Bolivia, gestionar la creación de una secretaria de coordinación para efectivizar el cumplimiento de las resoluciones de esta declaración de la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal.

    4. Exigir a los gobiernos la creación y/o fortalecimiento de Ciudadanías Regionales que permitan la movilidad intrarregional y el pleno ejercicio de sus derechos, como puente hacia una ciudadanía universal.

     5. Demandar que los gastos públicos destinados a la guerra y la criminalización de los migrantes, sean utilizados para la creación de programas de integración, que garanticen el ejercicio pleno de los derechos de las personas migrantes y sus familias.

    6. Impulsar políticas locales que permitan ciudades y sociedades integradoras, donde se hagan efectivos en la vida cotidiana de los migrantes los derechos a vivienda, salud, educación, seguridad social, bajo los principios de complementariedad, solidaridad, hermandad y diversidad.

    7. Convocar a todos los gobiernos del mundo a luchar de manera conjunta contra las redes criminales que trafican con seres humanos, y declarar la trata y el tráfico de personas como delito lesa humanidad.

    8. Actualizar, fortalecer y avanzar en el sistema multilateral y sus instrumentos internacionales referidos a migrantes, refugiados y sus familias, en especial:

    a) la “Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y sus familiares”, ya que ésta no ha sido ratificada por ningún país del norte receptor de migrantes;

    b) la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de ACNUR e incorporar nuevas concepciones referentes a desplazados y refugiados climáticos.

    c) Participar activamente en la negociación del Pacto Mundial que se celebrará el 2018 en Naciones Unidas;

    d) Proclamar en la Asamblea General de las Naciones Unidas el Decenio Internacional para un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal.

     9. Superar el enfoque de “fronteras rígidas” por una visión que las entienda como puentes de integración para la unidad entre los pueblos y la acogida de los migrantes, donde la lucha contra el crimen trasnacional organizado se encare en un marco de cooperación entre los Estados.

    Impulsar el vivir bien en los lugares de origen de las personas migrantes, para que la movilidad sea siempre voluntaria y no forzosa como efecto de la pobreza, la violencia y el cambio climático, denunciando el impacto del accionar irresponsable de las empresas trasnacionales, y aplicando sanciones a aquellas que atenten contra la permanencia de las familias en su lugar de origen.

    10. Promover la movilización popular a escala mundial, para que se reconozca en las instancias intra e internacionales el carácter inalienable de los derechos de las personas en movilidad para derribar los bloqueos, intervenciones y muros, que unilateralmente levantan los poderosos para perpetuar la desigualdad y la injusticia social en el mundo.

El pasado 21 de junio en el municipio de Buenos aires Cauca, hombres armados ingresaron a la vivienda donde se encontraba el compañero Mauricio Fernando Vélez López, sin explicación alguna, se lo llevaron y posteriormente fue encontrado muerto.

Página 1 de 8
You are here:

Congreso de los Pueblos:

Somos una organización de caracter político y social que aglutina diversos sectores y actores en la construcción de una propuesta de país para la vida digna y con justicia social en Colombia.

El Congreso en las Redes

social icon  social icon social icon  social icon

 

S5 Box

Login

Register