Antioquia y Eje Cafetero
Registrarse
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 865
Jueves, 03 Septiembre 2015 21:16

En el nordeste, la indignación es color naranja Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Atravesaron ríos y sierras y montañas para llegar al punto que semanas antes habían determinado, un lugar en medio de la carretera que de Barbosa conduce a Cisneros, en Antioquia. Arribaron de noche, porque a esa hora todos los gatos son pardos. El objetivo de llegar sanos y salvos al punto establecido casi se malogra cuando un retén de la policía les obligó a descender del vehículo que los transportaba y al peor estilo de las medidas que adoptan las dictaduras los empadronó, uno a uno, también fueron filmados por las tropas. De un momento a otro los militares se chocaron de frente con Adán de Jesús García Herrera, un humilde campesino al que la justicia cada rato confunde con un rebelde. En el acto Adán fue detenido, tenía orden de captura por rebelión, terrorismo y tráfico de armas, de nada valieron las suplicas y las explicaciones. “Si quieren averigüen con las autoridades de mi región, esto ya me ha sucedido varias veces y siempre me dejan libre y ni siquiera me ofrecen excusas”  les expresó Adán con vehemencia. Adán fue detenido y varios de sus compañeros decidieron quedarse con él, para acompañarlo para protegerlo. Las alertas se encendieron, en minutos los abogados de derechos humanos respondieron.

Los demás siguieron, al fin y al cabo estos son “gajes del oficio” además había que terminar de llegar, montar el campamento, armar los cambuches y comer algo. Así lo hicieron, desembarcaron de su “Granma” de servicios especiales; por fortuna no los esperaba nadie, salvo la oscuridad, la maleza y un bulto de cansancio en las espaldas. Lo demás fue pan comido, porque los campesinos ven y escuchan mejor que nadie en la oscuridad, están acostumbrados a caminar bajo la tenue luz de las estrellas o la luna, cuando esta sale a acompañarlos en sus largos silencios. Hambre no hubo, ni frío, porque la aguadepanela todo lo puede; y, al menos la tierra que sus manos labran aún les proporciona  plátano, yuca y una que otra cosa, hasta carne. Ellos estaban preparados.

El tibio sol los despertó, se metió por los pocos espacios que los plásticos y las carpas le permitieron, afuera había agua suficiente para refrescar los 250 cuerpos sudados y maltrechos por las largas jornadas. Era 31 de agosto de 2015, el inicio de la Jornada Nacional de Indignación les daba la bienvenida y a su vez ellos la arropaban con la solidaridad de los pueblos, con la humildad de los campesinos del nordeste antioqueño, con el deseo de sumarle una victoria más al país con vida digna que sueña El Congreso de Los Pueblos en todos los rincones de la patria. Adán de Jesús, fue liberado de las manos de sus captores, tampoco esta vez le ofrecieron excusas. El color naranja de la mañana se confundió con las banderas que se agitaban en la carretera.

Visto 914 veces Modificado por última vez en Jueves, 03 Septiembre 2015 21:23

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

You are here:

Congreso de los Pueblos:

Somos una organización de caracter político y social que aglutina diversos sectores y actores en la construcción de una propuesta de país para la vida digna y con justicia social en Colombia.

El Congreso en las Redes

social icon  social icon social icon  social icon

 

S5 Box

Login

Register